POST

electricista 24 hs itau fatura

Instrumentacion

Me tocó estar en el estado de Morelos en un foro que se denominó La Huelga no Pago Energía Eléctrica hasta Derogar lo que es la Reforma Energética” y ahí hubo opiniones diversas por parte de comités de usuarios que se están organizando, para defender el servicio público electricidad Y una demanda central que es la iniciativa de ley que se presentó en el Senado de la república en octubre del 2014, para que se considere un derecho humano gozar del servicio de energía electrica con tarifa social. Lo único que se lamenta de tan ardua y bien pensada jornada, es que haya habido algún artista que no logró entender el verdadero significado y sentido de la propuesta cultural y del reclamo libertario que motivaba el evento al que asistieron. Fuera de lugar estaba todo aquello que no tuviese que ver con un reclamo humanitario de unión familiar, con el reclamo de un pueblo que espera a cinco hombres que envejecen lejos de su familia, y de su pueblo. Reclamo que los artistas genialmente materializaron a través de sus cantos, de sus ritmos y originalidades.

Solo me permitiría citar a nuestro Héroe Nacional cuando dijo….”(…)tener talento es tener buen corazón, el que tiene buen corazón, ese es el que tiene talento(…)” y de ese talento los artistas de nuestro país, esos que supieron ver el sufrimiento humano detrás de 15 años de encarcelamiento, tienen de sobra. Yo ya me había marchado cuando ocurrió el lamentable suceso y al día siguiente mi sorpresa fue grande al recibir la llamada de algunos amigos.

Hoy el imperialismo cree que las revoluciones latinoamericanas, muertos enfermos Chávez y Fidel, son más vulnerables, que es la hora final de la venganza, y apuesta a que los Lineamientos -que nos llevan a la victoria por el borde del acantilado-, nos hagan resbalar y caer en el vacío del capitalismo. El pueblo respondió al llamado de su héroe de forma espontánea y llenó los hogares, las plazas y los cuerpos de cintas amarillas; acudió a la Tribuna, frente a la SINA, junto a René y a los familiares de los prisioneros, para declarar su repudio a la injusta prisión.



Carcassés no es un héroe, los héroes estaban frente a él, y Cinco de ellos, incluido René (cuya suerte es la de sus hermanos, esté donde esté), siguen presos en cárceles norteamericanas, desde hace más de 15 años, para defender la libertad de cada uno de nosotros, también la de Carcassés. Napoleón Bonaparte calculo que las piedras utilizadas en la construcción de las pirámides de Egipto, serían suficientes para construir un enorme muro alrededor de Francia.

Me dirijo a ustedes para manifestar mi indignación por la actitud del músico Robertico Carcassés durante el concierto por los cinco el pasado 12 de Septiembre en la Tribuna Antiimperialista José Martí”. Utilizar ese escenario, en que numerosos artistas estábamos representando a todo un pueblo en una batalla sagrada para la nación, es un acto absolutamente reprochable, que cuando menos revela egoísmo y falta de sentimiento colectivo. La reacción del público fue la mejor respuesta que tuvieron sus palabras, y eso lo debe hacer pensar. Yo también fui convocado para aportar mi granito de arena en la colosal batalla por la liberación de nuestros Cinco héroes.

Ninguna de las casi cincuenta agrupaciones y solistas que allí actuamos por nuestra propia voluntad y convicción podemos estar de acuerdo en que nadie empañara, como lo hizo Robertico, el mensaje claro y firme que los artistas y el pueblo de Cuba estábamos enviando al mundo y en particular al gobierno de los Estados Unidos. Como cubana, como músico y como madre considero inaceptable este hecho y me siento ahora más comprometida que nunca con la causa de Los Cinco, con la Revolución y con los jóvenes que cada día me esfuerzo en formar para la cultura y para la Patria.

El concierto del día 12 unió a artistas de muy variados géneros e intereses estéticos y el respeto que de forma general primó en el mismo ha sido opacado por las agencias de prensa internacionales pues les interesa más publicitar la inconformidad de uno entre los muchos músicos que estuvimos esa noche. Todas estas cosas pueden haber pesado en lo que hizo Robertico Carcassés, pero las cintas amarillas que con tanto cariño usaron y siguen usando millones de cubanos desde que se lanzó la campaña no eran, mi hermano, para pedir lo que tú pediste.

Se trataba de llamar la atención del mundo hacia el reclamo y deseo de un pueblo de que esas familias se reunifiquen y esos hombres, con los que se ha ensañado la justicia” norteamericana regresen a su país, pues defenderlo es la única razón de su encarcelamiento. El horno de micro-ondas surgió cuando un investigador estudiaba las micro-ondas y noto que éstas habían derretido el chocolate que tenía en la bolsa.

Soy músico cubano, comprometido con la cultura revolucionaria y quiero expresar, a través de ustedes, mi desacuerdo con la actitud del músico Robertico Carcassés en el concierto del 12 de Septiembre pasado. Con Inmenso orgullo y absoluta voluntariedad realicé la versión vocal instrumental de la canción Tie a Yellow Ribbon Round theoldoaktree” que fue interpretada por más de cien bandas municipales de música y los coros del país simultáneamente el propio día 12. Espero que tu juventud y tu talento te ayuden a meditar y poner las cosas en su sitio. Hay valores, esos que habitan en lo más profundo de un cubano verdadero, con los que, Robertico, no se juega.

Dicha sección, que vengo publicando ininterrumpidamente en «La Codorniz» desde el año 1952, tiene unos orígenes y una finalidad nunca explicados por mí y que me gustaría conociera el lector. Confieso, con la mano puesta en el bolígrafo, que el origen de «La Comisaría de Papel» se encuentra en una de las impresiones más profundas recibidas en mi infancia. Empecé a ir a las corridas desde los ocho años con un tío mío, que era un viejo aficionado, pues ansiaba documentarme sobre la psicología del país a través de la llamada «fiesta nacional». Y no como ahora en que nadie se atreve a llamar «BURRO» al señor presidente y así está la fiesta nacional: de capa caída.

Llama «burro» al presidente.» Yo, poniéndome en pie y mirando a la presidencia, empezaba a gritar «BU-RRO», «BU-RRO», «BU-RRO», hasta que toda la plaza me coreaba y el presidente, avergonzadísimo, sacaba el pañuelito para que retirasen el toro al corral le pusieran banderillas de fuego. Sólo, de cuando en cuando, se salvaba por detalles que escapaban a todos, incluso al lápiz rojo: la errata, el gazapo, la equivocación.

Incluso en países que se jactan de practicar el más puro de los liberalismos, los órganos informativos están controlados y esa censura es ejercida a través de leyes indirectas por las grandes agencias periodísticas, mediatizadas por intereses financieros gubernamentales, que destacan las noticias convenientes a sus fines y silencian otras. Un simple cambio de letra —la «S» por la «C»— transforma el significado normal en una alusión maloliente.

La encontré en otras ocasiones y otros periódicos, con referencia al edificio donde se encuentran los ayuntamientos «CASA» Consistorial. Vamos a ponernos, por un momento, en el lugar del linotipista, del corrector de imprenta, del redactor-jefe del periódico. El linotipista tiene que escribir, por ejemplo, que el Ayuntamiento ha celebrado una reunión en la Casa Consistorial. Pero ese linotipista, que está harto de esperar media hora a pie todos los días el autobús que le conduce a su centro de trabajo, escribe «CACA» en lugar de «CASA», sin darse cuenta. Es muy triste la repetición de estos hechos, porque los cuadros no deben ser destruidos, aunque sean de Dalí.

Y al corrector, convencido de que la gestión municipal es un asco, le traiciona su subconsciente —harto de barro— haciéndole leer «CASA» donde pone «CACA». Pero entre los... despistes que figuran en este volumen pueden encontrarse bastantes cuya aparición en las páginas de los periódicos quizá se deba a rebeliones del subconsciente para liberarse del yugo que la censura de entonces ejercía sobre el intelecto humano. ALICANTE, 1.-En la pasada noche fueron robados en la vía pública dos automóviles y una motocicleta.

Y al escribir «censura» no me refiero sólo a la de prensa, sino también a esa presión de la sociedad que convierte en «tabús» muchos temas. Es el número de años en que a través de este tomo y el anterior analizo la prensa española en sus posibles manifestaciones freudianas del error, la equivocación y el disparate. Aunque nos gustaría saber cómo es posible «asesinar» a los ciudadanos cuando esos ciudadanos ya no tienen sangre en el cuerpo.